Juicio al "procés". La hora de los jueces

(Opinión).

03/02/2019

“Cuando hayas de sentenciar procura olvidar a los litigantes y acordarte sólo de la causa.”

(Epícteto de Frigia).

 

Ante la apertura del proceso 1-O, que ineludiblemente levantará pasiones y alimentará más titulares mediáticos y tertulias televisivas de los que nosotros, los ciudadanos de a pié seremos capaces de deglutir,  -algunos ya apuntan maneras al afirmar que “el juicio será todo menos justo e imparcial”-, tal vez resulte oportuno traer a colación la frase del filósofo por cuanto apunta directamente a la ecuanimidad e imparcialidad que deberán regir las decisiones finales del Tribunal Supremo con relación a las cargos a los que se enfrentan los 12 acusados, todos ellos de extraordinaria gravedad.

Así, el Tribunal Supremo ha confirmado que juzgará por rebelión -delito castigado con hasta 30 años de cárcel-, sedición y malversación a nueve de los 12 líderes independentistas presos: Junqueras, Romeva, Forcadell, Turull, Forn, Rull y Bassa, y a Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, dirigentes de Ómnium y ANC, en tanto que a todos los que fueron consellers del último gobierno de Puigdemont se les acusa de malversación de caudales públicos, delitos estos  por lo que podrían ser condenados hasta a 12 años de prisión.

Al resto de acusados, ex miembros de la Mesa del Parlament, entre ellos a Joan Josep Nuet y Lluís Corominas, Lluís Guinó, Anna Simó y Ramona Barrufet, y a la ex presidente del grupo parlamentario de la CUP, Mireia Boya, se les acusa de desobediencia, lo cual puede significar penas de  inhabilitación para cargo público.

Si bien es cierto que la independencia de la justicia en España no goza de sus mayores cuotas de popularidad –o precisamente por ello- debemos confiar en que las decisiones finales de los jueces del Supremo darán validez a la definición de Justicia, como “aquel principio moral que inclina a obrar y juzgar respetando la verdad y dando a cada uno lo que le corresponde”, aunque lo que a cada uno de los imputados les corresponda finalmente sean penas de prisión extremadamente duras.

Por el momento, algunas decisiones de los jueces ya indican que los magistrados serán extraordinariamente garantistas por cuanto que, en un alarde de transparencia, el juicio se retransmitirá en directo y vía streaming, a través de la web del Consejo General del Poder Judicial.

Esta inédita decisión de los magistrados convierte a todos los ciudadanos, nacionales e internacionales, en observadores de las sesiones y justifica el rechazo de los magistrados a la presencia de “expertos internacionales”, tal y como solicitaban las defensas.

Por otra parte, la Sala rechaza la petición de testifical de relatores de Naciones Unidas, expertos en derechos humanos, premios Nobel o intelectuales como Noam Chomsky y Paul Preston, y lo hace justificando tal decisión por cuanto que (…) “Las valoraciones personales de relatores, premios Nobel, lingüistas, o historiadores –algunos de ellos de un incuestionable peso intelectual y autores de una obra que merece la admiración y el reconocimiento colectivo- son prescindibles cuando son llamados a juicio para opinar", precisando en su razonamiento que éstos no tienen un conocimiento directo o referencial de los hechos.

El juicio que comenzará dentro de unos días, es sin duda alguna, el más relevante de cuantos se han celebrado  hasta la fecha en la democracia española y los jueces del Supremo que componen la Sala saben que, además de la credibilidad del sistema judicial español y de su prestigio personal, tanto en España, como a nivel internacional, está en juego lo más importante: la posible fractura de España. Hagan las defensas su trabajo, y la acusación particular el suyo y resuelvan sus señorías desde estrictos criterios de Justicia, equidad e imparcialidad. Dejémosles actuar. Los clientes de Afinsa y Fórum, víctimas “de facto” de una intervención política impulsada por el gobierno socialista con la anuencia de todo el “aparato del Estado”, podemos imaginar las presiones intolerables a las que van a estar sometidos estos juzgadores.

 

Para los magistrados ha llegado la hora de aislarse del abrumador ruido mediático que sin duda alguna tendrá lugar,  tanto como de ignorar las innumerables injerencias externas y  las presiones políticas, e incluso personales,  que inevitablemente ocurrirán. Bastante daño hace uno y otras a nuestra Democracia, tanto como lo hacen en demasiadas ocasiones para la buena marcha de nuestra sociedad.

 UNIJUS - (Unidos para la Independencia de la Justicia).

España en Europa
Defendemos el proyecto de la Unión Europea,
como garante de paz, bienestar y estabilidad para los 28 Estados Miembros que la conforman.
Elecciones Europeas 2018
Modelo de Convivencia Democrática
Defendemos nuestra Carta Magna
Mostrar más

 

© 2017 unijus, todos los derechos reservados